Actualidad

Seguimiento de las cabras salvajes reintroducidas en Francia

Gencat - 07/20/2015

Miembros del Cuerpo de Agentes Rurales del Departamento de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación, conjuntamente con trabajadores de la Reserva Nacional de Caza del Alt Pallars (RNCAP), recuperaron, hace unos días, el cadáver de una cabra salvaje macho que murió el pasado mes de febrero presuntamente por un alud.
Esta cabra formaba parte de un primer grupo de unas quince cabras reintroducidas en el año 2014 en el Parque Naturel des Pyrénées Ariégeoises, en Francia, provenientes de la madrileña sierra de Gredos.
La cabra salvaje, llamada 'herco' en esta zona del Pirineo, se había extinguido de la zona a finales del siglo XIX, con algún ejemplar que fue hallado en los dos o tres primeros años del siglo XX. Con este hecho, se pretendía recuperar una especie simbólica, con un papel ecológico muy claro y un elevado valor económico.
Las cabras fueron aportadas por el Estado español con ejemplares provenientes de la sierra de Gredos, más adaptadas a la alta montaña, fruto de un convenio de colaboración entre el Ministerio del Medio Ambiente francés y el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente del Estado español. Estas cabras liberadas fueron equipadas con unos collares que permiten realizar el seguimiento por satélite y conocer su posición regularmente. También llevaba un emisor convencional de VHF para un seguimiento más cercano.
Los ejemplares fueron liberados en la parte axial del Pirineo, en la zona inmediata a la frontera, colindante con el norte del Pallars Sobirà. Estos terrenos se corresponden con la Reserva Nacional de Caza del Alt Pallars y con el Parque Natural del Alto Pirineo.
seguimiento compartido
Desde hace un tiempo, entidades territoriales del Pallars Sobirà, como el Parque Natural del Alto Pirineo (EA) y la Reserva Nacional de Caza del Alt Pallars (RNCAP), así como el Cuerpo de Agentes Rurales (CAR ), vienen manteniendo relaciones de trabajo y de buena vecindad a nivel de información, formación y gestión medioambiental, con el Parque Natural de los Pirineos Ariégeoises (PNPA), en Francia.
Por esta razón, aunque Cataluña no ha participado en este proyecto, desde el primer momento nos pidió la colaboración en el seguimiento de las cabras si pasaban a la vertiente catalán.
En octubre del 2014 un macho y una hembra atravesaron la frontera y entraron en nuestra vertiente (alrededores del lago de Mariola-Tavascan) y fueron seguidos en todo momento por los técnicos franceses y por los de la Generalitat de Catalunya. Las cabras fueron sorprendidas por una gran nevada que les impidió el regreso a su puesto de liberación. De esta forma, se dispusieron a pasar el invierno en este lado de los Pirineos. Desde ese momento, personal de la RNCAP, del PNAP y un Grupo especial de montaña del CAR trabajaron en su seguimiento.
Durante el mes de enero de 2015, los 2 ejemplares fueron vistos por miembros del CAR en buen estado de salud, en la zona cercana al lago de la Mariola, con unos grosores de nieve considerables y con un acceso muy peligroso elevado riesgo de aludes. Durante el mes de febrero y coincidiendo con un servicio habitual de toma de datos nivológicos por parte de este Grupo del CAR, se divisó la hembra pero no el macho. Éste daba una ubicación fija y con unas señales acústicas que presagiaban su muerte.
En los meses siguientes, en servicios habituales en la zona, miembros del CAR y de la RNCAP intentaron, en varias ocasiones, encontrar al animal y recuperar al emisor sin éxito, dado el grueso considerable de la nieve y el hielo. Sin embargo, pudieron ubicar el lugar exacto donde se encontraba el macho, sepultado por un alud parcialmente sumergido en el estanque, en su zona norte.
El macho pasó al Pirineo catalán, concretamente en la zona de Tavascan, junto con una hembra en torno al mes de octubre del pasado año. El collar de éste dejó de dar datos GPS a finales de diciembre, que es cuando los técnicos del PNP Ariegéoises se pusieron en contacto con el Parque Natural del Alt Pirineu y con el Cuerpo de Agentes Rurales para hacer la colaboración en el seguimiento y por si se podía averiguar si el individuo estaba vivo o muerto.
La localización del ejemplar por parte de los Agentes Rurales
En un primer servicio realizado en la zona por los Agentes Rurales en enero se localizó tanto el macho como la hembra, ambos vivos y con aparente buen estado de salud. Los ejemplares se encontraban en una zona con mucha acumulación de nieve, a mucha altura y con un acceso bastante complicado por el riesgo de aludes.
En febrero, haciendo un servicio habitual de toma de datos nivológicos para el boletín de riesgo de aludes, los Agentes Rurales localizaron a la hembra en perfecto estado pero el macho daba mortalidad en las señales acústicas que emitía su collar de localización. Estas señales provenían de una zona con una acumulación muy grande de nieve, en el cono de llegada de una zona de importantes aludes. Se hizo un primer intento de localizar al individuo, pero no fue posible ya que se calculaba que podía haber una acumulación de más de 12 metros de espesor de nieve.
En los meses siguientes, en servicios habitual en la zona tanto por parte de trabajadores de la RNCAP como por miembros del CAR, se ha ido haciendo seguimiento del grosor de nieve, así como de la señal de radioseguimiento que confirmaba que el macho todavía estaba bajo la nieve, hasta el 25 de junio, en que miembros de ambos colectivos localizaron al individuo en el agua del estanque de Mariola, junto a la congesta de nieve que todavía había.
Dada la importancia de recuperar al animal, ya que el collar que llevaba estaba valorado en más de cinco mil euros, se decidió hacer una inmersión en las aguas del estanque.
Una vez recuperado el macho de cabra salvaje con el collar, fue devuelto a los técnicos del PNP Ariegéoises, que harán su necropsia para averiguar las causas de la muerte.

Deja un comentario

cinegeticat gifPublicidad